París: paseando por Montmartre y disfrutando de los últimos paseos

El día estaba de nuevo cubierto (que raro no???) y con llovizna. Hoy era el último completo, y la única parada fija del planning era la zona de Montmartre.

Después de desayunar algo rápido en el apartamento nos fuimos al metro, hacia la primera parada del día: el conocido Moulin Rouge en la zona de Pigalle (cerrado a esas horas evidentemente).

1

Me resultó curioso leer (hasta ahora no tenía ni idea) que fue construido por un catalán que ya era propietario de otro teatro: el Olympia.
Me hubiese gustado ver algún show en el Moulin Rouge, pero eso tendría que esperar a otro viaje, y sobre todo, a que tuviera más presupuesto.

Paseamos un poco por las calles de Pigalle, viendo como comenzaba la vida normal del barrio y nos metimos en una cafetería a tomarnos un café.

3

Ya con un poco más de calor en el cuerpo nos dirigimos a la plaza de Abbeses (al parecer su parada de metro es conocida por sus interminables escaleras. Afortunadamente no tuve que comprobarlo).

2

Y nos dirigimos ya callejeando hacia el Sacre Coeur callejeando por las bonitas callejuelas del barrio.
Subimos por las escaleras paralelas al funicular, con mucho cuidado porque aquello resbalaba muchísimo… Yo no hacía más que pensar en la gente mayor que nos cruzábamos en esa escalera, pero bueno, deben estar acostumbrados claro, porque alguno de ellos nos adelantaba muy ágilmente…

4

La verdad que cuando llegamos arriba, el día lo deslucía todo y como podéis ver en la foto, las vistas con ese día no eran nada espectaculares pero bueno… es algo que me pone de muy mala leche en los viajes como ya imaginaréis, pero ante eso no se puede hacer nada…

6

7

Después de visitar el Sacre Coeur nos pusimos a caminar sin rumbo por las preciosas callejuelas de Montmartre has que llegamos a la Place du Tertre, la conocida plaza de los pintores (por cierto algunos de ellos bastante pesados la verdad…).

8

10

Paseamos un buen rato por la zona, entrando también en alguna tienda preciosa de artesanía hasta que decidimos volver hacia el metro.

11

Estuvimos paseando por la zona cercana a la Place Vendome (que estaba en obras) y viendo tiendas y las prisas de esas calles parisinas (nada que ver con Montmartre o Le Marais).

Y poco a poco volvimos caminando por la orilla del Sena callejeando y viendo los escaparates parisinos (de verdad que tienen un gusto exquisito para el escaparatismo).

13

Hasta que llegamos bajo la llovizna continua al Barrio Latino, donde paseamos tranquilamente de nuevo hasta que llegó la hora de comer y decidimos meternos en un italiano, donde pude aprovechar para practicar un poco hablando con la camarera siciliana que llevaba 6 meses en la ciudad.

Después de comer nos fuimos hacia la zona del Pompidou donde paseamos muy tranquilamente y nos sentamos en una terracita a tomarnos un par de cortados (madre mía no me cansaré de decir lo caro que es París ¡!).

15

Y poco a poco fuimos volviendo sin prisa a disfrutar de la tarde en Le Marais, donde estuvimos paseando por la zona judía y lo que para mí era el Chinatown de París.

Estuvimos entrando en varias tiendas y callejeando un montón por el barrio. Definitivamente tengo que decir que fue todo un acierto elegir este barrio, es un barrio encantador con mucho ambiente, repleto de tiendas y restaurantes.

17

18

Estuvimos sentados en varios sitios aprovechando las happy hour (en algunos sitios comienzan a las 5 ¡!!!), y relajándonos tranquilamente y sin prisa hasta la hora de cenar.

Como véis fue un día sin mucha visitas pero no por eso menos encantador. Pasear por París es de las mejores cosas que he hecho en el viaje…

El día siguiente, era ya nuestra última mañana parisina así que ese día aprovechamos y nos levantamos un poco más tarde y desayunamos más tranquilamente, hicimos de nuevo las maletas y salimos a pasear sin rumbo fijo…

No tengo casi fotos de estos días porque además de que llovía bastante, guardé la cámara y me dediqué a observar los últimos momentos en esta maravillosa ciudad.
Paseamos de nuevo por “nuestro barrio” tranquilamente, tomamos un café en una cafetería preciosa de la zona y nos fuimos a por las maletas…

Nos fuimos de nuevo a la zona del Pompidou ya que había varias tiendas que queríamos visitar de nuevo. Por cierto que graciosos los sex shops !! Por lo que pude ver (fuera de Pigalle, me refiero) es que son tiendas “normales” y que la gente entra sin ningún tipo de pudor, al menos en mi ciudad no es así… Comimos en un sitio de comida rápida antes de coger el metro que nos llevaría de nuevo al Palacio de Congresos para coger el autobús al aeropuerto…

Que puedo decir de París… es una ciudad maravillosa; a pesar de que solo tuvimos buen tiempo el primer día, eso no deslució mucho el viaje (hubiese preferido sobre todo por las fotos que no hubiera llovido pero… es París…); superó todos mis recuerdos y mis expectativas…

Me ha encantado Le Marais, es un barrio precioso y muy bien ubicado.
Lo que menos me ha gustado es la “amabalidad” de los parisinos… de verdad que a muchos era para darle un par de guantadas ¡!! (no puedo con los franceses que le vamos a hacer…)

Espero que os hayan gustado las entradas del blog referentes a París… y mi visión del París más típico…

Y no puedo terminar sin agradecer a Pilar Manzanaroy a nuestra amiga Elena por toda su ayuda y de nuevo a mis amigos Chicky y Adela, que ya sabéis que habéis estado conmigo en Disney ( y Elena también claro !!!)…

Hasta pronto París !!!!

Mágico día en Disneyland París

Por fín había llegado el día ¡!! Sé que habrá gente que lea esto y piense o no entienda que como pude “malgastar” un día en París para ir a Disney, pero también sé que habrán alguno que otro (ellos ya saben quien…) que me entenderá perfectamente; y bueno como digo siempre, cada persona hace su viaje como quiere, y todo tipo de viaje es totalmente válido y respetable.

Pues bien como ya os había dicho, las entradas fueron una oferta muy limitada de la web de FNAC francesa, 1 día dos parques por 30 euros por persona.
Cogimos el RER en la Gare du Lyon que la teníamos cerca del apartamento y te deja directamente en Marne-Le Valle (7€ por persona y trayecto).

La parada os deja directamente como ya sabréis en la entrada de los parques. Si no conocéis Disneyland París y solo vais un día como nosotros, no os recomiendo que visitéis los dos parques, lo mejor es que os centréis en Disneyland; yo decidí visitar los dos porque yo ya lo conocía bien pero mi compañero de aventuras no conocía Disney Studios.

2

3

Que os voy a decir de Disney… a mi me parece un mundo maravilloso, y no solo para niños… de hecho yo ya la primera vez que fui tenía 13 años y ya me pareció increíble, pero ahora lo disfruto muchísimo más. De hecho yo soy de esos que aún se queda embobado cuando ve una película de Disney y además, al tener un hermano tan chiquitín pues he disfrutado el doble del mundo Disney.

Pasamos toda la mañana en el primer parque disfrutando también de la decoración de Halloween y entrando en las tiendas, en las que yo me hubiese comprado todo… ropa, accesorios, cosas del hogar… La verdad que como no te controles un poco te arruinas, porque tienen todo lo que os podáis imaginar… y eso en París, que sé de muy buena tinta que en USA ya si que tienen todo lo inimaginable y más.

5

7

8

Por supuesto no podía evitar acordarme de mis grandes amigos Elena, Chicky Adela, y también de toda la buena gente que hay por los foros de Disney ya que gracias a ellos aún disfruto mucho más del mundo Disney.
Es como estar dentro de un sueño de un cuento, los detalles de los decorados, de las atracciones… es retroceder muchos años y volver a sentirte niño de nuevo.

9</a

10

15

Visitamos todo lo que queríamos visitar (es bueno eso de no ir a ciegas, y lo mejor, que maravilla ir sin niños¡!! Jajajaja, (esa vez los niños éramos nosotros).
Uno de los mejores momentos del día fue cuando vimos a Pluto y corrimos como posesos entre esas madres histéricas que empujan a sus hijos como locas, y pudimos hacerle una foto con y además en la zona de Phanton Manor, vimos a Jack Skeleton ¡!!! (uno de mis personajes preferidos).

12

11

13

17

20

21

Después de subir en varias atracciones y seguir entrando en varias tiendas, nos pasamos a los Studios donde antes de empezar las visitas, aprovechamos para comer en el restaurante de Ratatouille (buffet libre 22€ por persona, bebida aparte), se come muy bien, quizá le falte un poco de variedad pero lo que hay está muy bueno, además es súper divertido porque de vez en cuando salen Remy y Linguini…

26

Después de comer, no podíamos perdernos Cinemagic, un show a modo de película sobre la historia del cine: FABULOSO E IMPRESCINDIBLE…
Y al salir nos fuimos a subir a la Hollywood Tower Hotel… anda que si lo llego a saber… Es una atracción en la que subes a un ascensor que va cayendo… en principio no parece para tanto pero yo cuando bajé me puse malísimo, no os quiero contar donde fue todo el buffet de la comida…

25

Tras reponerme un poco y dar un paseo por los Studios volvimos de nuevo al otro parque para disfrutar de la Cabalgata, maravillosa como siempre ¡!! Y seguimos paseando por el parque entrando en una, y otra y otra tienda… pero que bonito es todo lo que tienen ¡!

28

30

32

35

Se iba haciendo de noche y cuando estaba a punto de empezar el espectáculo Dreams (espectáculo ideado para el 20 aniversario) nos fuimos a la zona del castillo a disfrutar del show que resulto ser increíble, muy muy bonito.

36

39

Miré atrás para despedirme del castillo, qué maravilla… pero sabía que tarde o temprano, volvería ¡! De hecho tengo claro que no quiero perder ese niño que aún llevo dentro, ni la ilusión con la que hago todas las cosas…

Y ahora sí cerraban el parque, pero quedaba una última al Village, la zona exterior de tiendas y restaurantes donde aprovechamos para dar una vuelta y tomarnos una cerveza.

Por cierto que no llovió en todo el día, estuvo nublado y fresco pero al menos no cayó ni una gota hasta que nos montamos en el RER de vuelta…

Fuimos directos al apartamento a cenar y a dormir, que los pies iban solos y aunque había sido un día muy magico, esa magia no hacía que no me doliesen los pies ¡!

Ah y una última cosa… Disneyland París, NO es un parque de atracciones, sino un parque temático; lo digo porque he leído quejarse a mucha gente diciendo que si no hay atracciones fuertes etc etc… hay que saber dónde se va.

34

Paseando bajo la lluvia parisina

La suerte con el tiempo el día anterior había terminado… me asomo a la ventana y efectivamente día gris y lluvioso… lluvia que apenas nos daría tregua en todo el día…

Comenzamos nuestro planning desayunando tranquilamente y sin prisa, la idea era pasar parte de la mañana en el Louvre así que decidimos ir paseando bajo la llovizna; llovizna que a pesar de ponerme triste (sí… ya sabéis de mi animadversión hacia la lluvia…), le daba un toque romántico y bonito a la ciudad.

1

3

4

Fuimos tranquilamente acercándonos al Louvre y una de las puertas en la que menos cola hay estaba cerrada así que nos fuimos a la entrada de la pirámide donde a pesar de ser bastante temprano, estaba a tope, peeeeeero bendito PMP ¡! Nos saltamos toda la cola (que según entendí era mínimo media hora ya) y para adentro que estamos… madre mía, una cantidad de gente impresionante, de verdad que era un auténtico agobio…

Nos hicimos con un mapa ya que solo queríamos ver alguna cosa concreta, y de verdad que entre lo grande que es el museo, y las hordas de gente que había (sobre todo japonenes), que te tocaban, te empujaban… un horror de verdad…

Fuimos pasando por las diferentes salas viendo las obras que nos interesaba ver. Yo lo que más ganas tenía de ver era la Victoria de Samotracia (que recuerdos me traía de mis tiempos de estudiante ¡!), imponente, perfecta… Además el lugar en el que se encuentra expuesta hace que sea aun mas espectacular.

5

Me parece una escultura fabulosa, pasamos varias veces por allí y no me cansaba de mirarla…

6

Seguimos visitando salas viendo por ejemplo la conocida Venus de Milo; una obra que a mi particularmente nunca me ha dicho mucho, me parece un poco… tosca digamos… (ya se sabe, para gustos…).

8

Y fuimos directos (pasando por otras salas, viendo multitud de obras interesantes como no) a la que sin duda es una de mis esculturas preferidas de Canova… Ya habíamos visto en el Metropolitan de Nueva York la copia y ya era fabulosa, pero la original sin duda… increíble, me pareció mucho más bonita de lo que me imaginaba.

10

Estuvimos viendo obras que nos interesaban como por ejemplo la Virgen de las Rocas y nos acercamos a ver la conocidísima Gioconda… y aquí os dejo la foto que hice para que os hagáis una idea de cómo estaba la sala donde se expone…

13

Muchos de vosotros ya sabéis lo que nos gusta el arte, pues bien, a mí nunca me ha gustado la Monalisa, además es que entre los empujones, los malos olores, los gritos, los flashes, vamos eso era peor que el corte inglés en rebajas…

Salí tan agobiado de allí que nos sentamos un rato a descansar y nos dirigimos hacia la salida, de verdad que era increíble la afluencia de gente…

15

Antes de irnos entramos en la tienda que hay de macarons y compramos alguno para probar (me habían dicho que en esas tiendas estaban fabulosos). La verdad es que los que probamos al menos estaban riquísimos
Por cierto, después de salir del Louvre nos fuimos muy contentos porque íbamos a visitar el Orsay… si si… no tuve en cuenta que el día que era (lunes) así que llegamos allí y ZAS !!! cerrado como… anda que se me quedó una cara de idiota pensando cómo se me había podido escapar ese detalle !!!

Seguía lloviznando y con niebla pero nos dirigimos a unos de los puentes más bonitos de la ciudad, el puente de Alejandro III. La verdad es que a pesar de que llovía, hacía frío, niebla… no me importaba demasiada, estaba disfrutando tanto de la ciudad y me parecía tan romántico ese toque que le daba niebla que todo lo demás daba igual…

18

19

21

Seguimos paseando pasando por la Concorde, pasando por el Grand Palais y el Petit Palais hasta que llegamos a los Campos Eliseos.

22

Estuvimos entrando en varias tiendas, donde aprovechamos para hacer algunas compras (entre ellos un paraguas…) y nos fuimos a la FNAC de Campos Elíseos a recoger las entradas que previamente había comprado para Disney en la web francesa de FNAC.
Ahora sí, ya más tranquilos, y con las entradas a buen recaudo nos dirigimos hacia el Arco del Triunfo aprovechando que había parado un poco de llover.

Después de subir con cuidado las escaleras que estaban muy mojadas, merece la pena llegar arriba y tener otra perspectiva de París. No me cansaría nunca de fotografiar la Torre Eiffel desde todos los puntos la verdad, y como comprobáis por las fotos el tiempo seguía sin acompañar pero bueno, estábamos en París, que más daba?

25

27

29

Después de hacer un montón de fotos, bajamos y volvimos a bajar los Campos Elíseos
entrando en alguna que otra tienda.

30

De camino a la Madeleine, pasamos por una zona de tiendas de lujo, en las que creo que te cobraban incluso por mirar ¡! Y como no, dónde hay tiendas de lujo hay japonesas repletas de bolsas…

32

Después de entrar a la Madeleine (muy bonita por cierto) nos dirigimos paseando hacia la zona de la Ópera (no llegamos a visitarla por dentro), y como volvía a llover de nuevo, nos fuimos a las Galerías Lafayette, donde lo que realmente nos interesaba era el mirador gratuíto de la última planta. Ésta es una buena opción si se quiere ahorrar el dinero en subir a la Torre, o al Arco del Triunfo, las vistas evidentemente no son iguales, pero es grátis y se ve bien a Torre Eiffel por ejemplo…

36

35

34

Eso sí, hacía bastante frío así que nos dirigimos al Marais para aprovechar algún happy hour y tomarnos una buena pinta de cerveza a mejor precio… (en algunos sitios hay también 2×1 a determinadas horas).

Después de la cervecica de rigor ya nos fuimos a cenar al apartamento y a descansar que al día siguiente nos íbamos a Disney ¡!

París siempre París… entre Gárgolas y hierro forjado.

Cuando sonó el despertador, bien temprano por cierto, lo primero que hice fue asomarme a la ventana y alegrarme como si nunca hubiera visto el sol ¡!; se veía algo de luz y no llovía… al menos la cosa pintaba bien…

2

Como muchos sabéis… odio la lluvia con todas mis fuerzas ¡! Pero si hay algo que me pongo aún de más mal humor es la lluvia estando de viaje…

Como no nos dio tiempo a comprar nada para el desayuno nos pusimos en camino y nos paramos a desayunar en una cafetería cercana al apartamento, un par de cafés y el mejor croissant que he comido en mi vida ¡!! Madre de dios, que bueno estaba aquello… Realmente es cierto lo que se dice de la repostería francesa (aquí ya empezamos a darnos cuenta de los precios de París…) y qué bonitos los escaparates y las tiendas parisinas…

3

3

La primera parada de la ruta sería Notre Dame y sus torres, así que hacia allí que nos fuimos dando un paseo.
Cuando llegamos ya había formada una pequeña cola, y aun tuvimos que esperar unos 40 minutos a que abriesen, pero mereció la pena porque aunque no pudimos subir en el primer grupo (llegó un grupo de estudiantes adolescentes con las hormonas revolucionadas que debían de tener reserva o algo así); sí lo hicimos en el siguiente.

5

6

Tengo que deciros que subir a las Torres de Notre Dame y ver las gárgolas era de las cosas que más me apetecía de esta escapada, no sé si porque desde muy pequeñito me ha encantado la novela “Nuestra Señora de París” de Victor Hugo y porque también me encantan las gárgolas, pero en mi anterior visita solo pude visitar el interior de la catedral y tenía muchas ganas de subir; además de tener muy presente la versión Disney del Jorobado de Notre Dame.

Tras mostrar la PMP y subir los 387 escalones en espiral, no me decepcionó lo que me encontré… esas vistas con la imponente Torre Eiffel y por supuesto las gárgolas con su mirada de piedra, siempre vigilantes, siempre protectoras, tétricas a la vez…

7

10

9

11

La función de las gárgolas arquitectónicamente hablando además de servir de elemento decorativo, es la de desaguar los tejados, pero según la mitología sirven para auyentar brujas, demonios y otros seres malignos.
Estuvimos un rato por allí arriba contemplando las vistas y admirando las gárgolas, y visitando también la enorme campana, mientras me imaginaba a Quasimodo correteando por los tejados.

13

14

15

16

Si tenéis tiempo, os lo recomiendo totalmente, porque a mí personalmente estas vistas son de las que más me gustaron.

18

17

Al bajar entramos a la catedral a dar una vuelta y ver sobre todo las magníficas vidrieras. Se empezó a construir en el siglo XII y se terminó en el XIV y está dedicada a la Virgen María.
Yo destacaría sobre todo el fabuloso rosetón y el órgano me pareció también muy bonito; además la luz que se filtraba hacía que el ambiente fuese aun más especial.

21

20

Al salir de Notre Dame y después de hacer alguna foto por la zona, decidimos dirigirnos dando un paseo por el río hacia la Sainte Chapelle.

22

Era otra de las visitas que le tenía unas ganas tremendas, había visto tantas fotos, me habían hablado maravillas, diciéndome que no me la podía perder… pues bien, sin dudarlo nos dirigimos hacia allí.

Creo que lo mejor de todo fue ver la cara de la gente que estaba haciendo cola y ver que presentábamos la PMP y se quedaban con cara de haba… aunque no era una cola exagerada se agradece un montón no tener que esperar (se gana mucho tiempo la verdad).

Dicen que la Sainte Chapelle es la obra cumbre del periodo radiante de la arquitectura gótica y no les falta razón, pero no sé si es porque llevaba unas expectativas demasiado altas, o porque no entraba bien el sol por los cristales (y había un par tapados por obras) pero me dejó un poco decepcionado, porque me esperaba algo más espectacular (que lo es, por supuesto, no deja de ser una maravilla). El rey San Luis de Francia sí que sabía montárselo bien ya que la mandó construir solo para albergar algunas reliquias que había ido adquiriendo.
Las ventanas policromadas (las vidrieras) de la segunda planta cuentan escenas de la biblia y representan libros de la misma.
A pesar de que me decepcionó un poco, hay que reconocer que los trabajos en las vidrieras son espectaculares y quizá con algo más de sol o a otra hora, eso tiene que ser espectacular.

24

23

Después de salir de la Saint Chapelle y como está al lado, entramos a visitar (rápidamente) la Conciergerie, un Palacio Real reconvertido más tarde en prisión, conocida como la antesala de la muerte durante el periodo del Terror, ya que según leímos allí, muy pocos salían con vida. Realmente, muy pocos salían de allí. Quizá lo más interesante y visitado de allí es la celda de Maria Antonieta. Me gustó mucho la zona abovedada de la entrada.

Nos dirigimos tranquilamente y sin prisa hacia la zona del barrio latino, pero parando antes en la Ille de la Citté para dar un paseo por allí y llegar a la punta de la isla.

25

26

27

Para tomar un primer contacto con el Barrio latino nos comimos una crep con chocolate que aquello era pecado de lo bueno que estaba ¡!! Y pesar de lo caro que es todo, cuando estás comiendo esa maravilla te olvidas de lo que has pagado por ella…

Entramos en una de las joyas neoclásicas de la ciudad: el Pantheon donde pudimos visitar las tumbas de Marie Curie, Victor Hugo, Zola o Braille entre otros.

29

Cuando me informé un poco acerca del Pantheon me resultó curioso descubrir que en los muros hay como 1000 nombres escritos de personajes importantes de la Revolución.

32

31

Otra curiosidad que podéis encontrar allí es la réplica del Péndulo de Foucault, mediante el cual se demuestra la rotación de la Tierra.

30

Para mí otro de los imprescindibles de París, el interior es realmente bonito.

El día la verdad es que estaba dando muchísimo de sí, y aun no era ni la hora de comer… y hacía un sol espléndido, no podíamos pedir más…

Poco a poco llegamos a los Jardines de Luxemburgo, un sitio precioso, además había mucha gente que aprovechaba para comer algo por allí.
Me hubiese gustado haber visto un supermercado de camino para haber comprado algo y comerlo por allí, pero aún así paseamos tranquilamente y nos sentamos un rato a descansar, haciendo una de las cosas que más me gusta: observar y ver pasar a la gente y comprobar, que realmente París es romanticismo la mires por donde la mires; se ha ganado a pulso el título de una de las ciudades del amor (porque Venecia no se queda atrás…).

34

35

Decidimos que como teníamos tiempo y teníamos que ir a la zona de la Torre Eiffel pasamos primero por Los Inválidos así que bajamos por la Rue du Babylone y ya de lejos lo veíamos imponente. Pero antes pasamos por Saint Sulpice.

36

40

39

Me paré a pensar el complejo de inferioridad que debía de tener esta gente (hablo de dictadores, emperadores, reyes y demás), siempre intentando demostrar la superioridad mandando construir cosas, cuanto mas grandes mejor.
Entramos y la verdad que a mi me dejo un poco… desilusionado, vamos que ni frío ni calor para que os voy a engañar, así que aprovechamos para sentarnos un rato, echar unas fotos y ya nos fuimos, camino de la Torre Eiffel.

42

44

43

Como ya apretaba el hambre nos metimos de camino en un sitio pequeñito de comida rápida a comer unos bocadillos calientes y un trozo de pizza y después nos sentamos en una terracita típica a tomarnos un carísimo cortado… pero caro de verdad ¡!

Cuando ya veíamos la torre de cerca, no pude evitar emocionarme un poco, volver la vista atrás y acordarme de aquella visita hacía 18 años… así que nos pusimos a hacer un montón de fotos mientras nos acercábamos a su base.

46

49

51

Como aun faltaba tiempo para la hora en la que subiríamos a la torre cruzamos el puente hacia la zona del Palais du Chaillot donde estuvimos descansando un rato haciendo fotos y viendo como rodaban una especie parodia del Gangnam Style !! Resulta que no conocíamos aun la canción de nada… ahora suena hasta en la sopa…

53

55

58

Después de ese buen rato nos fuimos de nuevo a la torre, y ahora si, para ver todo París a nuestros pies… menos mal que tuvimos buen día, porque a pesar de que había alguna nube todo el día había estado soleado.

62

60

61

Después de estar un rato en cada uno de los pisos, bajamos porque queríamos montar en el crucero por el Sena antes de que anocheciese.

64

Estuvo muy bien, lo cogimos a los pies de la torre y nos llevo mas allá de Notre Dame y ya cuando volvía se fue haciendo de noche mientras veíamos como se iluminaba la ciudad. Fabuloso.

Al salir del barco volvimos a Trocadero para hacer unas fotos nocturnas a la torre, no se si me gusta mas de día o de noche, porque para mí es el símbolo de Francia sin duda alguna…

65

66

67

Y pensar que en sus inicios la llamaban monstruo de hierro…

Nos fuimos ya hacia el metro dirección a cumplir una de las que ya es una tradición en nuestros viajes, visitar el Hard Rock Café para cenar y comprarnos la camiseta de rigor…

Y tras este intensísimo día ya era hora de descansar y reponer fuerzas, que a esas horas… ya empezaban a fallar.
Pero me iba satisfecho, muy satisfecho y pensando que todo el mundo que me lo decía, tenía razón: París es maravillosa.

París, siempre París… preparativos y llegada

De nuevo esta escapada surgió un poco por casualidad (o no tanta…?)…

Un buen día, mirando la página de ryanair se cruzaron ante mí unos billetes a París, desde Zaragoza (esto era a principios de abril ¡!!!) por 40E ida y vuelta por persona… en pleno puente del Pilar… increíble pero cierto así que no me lo pensé dos veces… Tenía una deuda con la ciudad de la luz, ya que cuando tenía 13 años tuve la oportunidad de conocerla estando de viaje de estudios, pero fue todo muy rápido y atropellado; en otra ocasión visité Eurodisney con la familia, pero nos centramos sólo en Disney, así que esta vez si que sí, me iba a pasear por la ciudad del amor.

De nuevo optamos por alojarnos en un apartamento, por economizar; lo contratamos a través de Homelidays a un precio muy muy barato y en pleno barrio Le Marais (menos de 300 euros las 5 noches).
Gracias a Pilar, una amiga del foro de Los Viajeros, teníamos dos París Museum Pass, así que aún economizamos muchísimo más (muchas gracias de nuevo Pilar).

Reservé por internet los tickets para subir a la Torre Eiffel (muy recomendable porque se forman unas colas de órdago) directamente en su web: http://www.tour-eiffel.fr/es/preparar-su-visita/comprar-entradas.html
Y también reservé (y de nuevo mil gracias a Pilar) un paseo en barco por el Sena más barato que con otras compañías (8’50 por persona). Lo podéis reservar aquí, y además el recorrido es prácticamente el mismo que con los barcos más caros, y la audio guía va incluida en el precio: http://es.franceguide.com/la-tienda.html?nodeid=2764

Las entradas a Disney por cierto si es que estáis interesados en ir, hay formas de conseguirlas mucho más baratos que comprándolas allí; la página web de Fnac francesa las saca muy baratas, también reduparc, o la página francesa de Disney; en mi caso las compré a través de Fnac Francia, increíblemente baratas: 35 euros los dos parques por personas; lo único que las tenéis que recoger allí.

Ya sólo quedaba esperar e ir mirando alguna que otra cosilla…

A estos gastos, había que añadir el precio del bus desde Beauvois a París (15 euros por trayecto y persona).
La verdad que con lo carísimo que es París (realmente es muy muy caro) conseguí de alguna manera que la escapa fuese low cost. Y ahora sí… nos vamos a París ¡!!!

El avión salió puntual del aeropuerto de Zaragoza y llegó 10 minutos antes de lo previsto al aeropuerto de Beauvois… Menudo frío ¡!!!! Madre mía que barbaridad… además nos tocó esperar un buen rato al siguiente autobús porque las máquinas de venta de billetes estaban estropeadas, se formó una buena cola para comprarlos, total que al final tuvimos que comprarlos en la taquilla de fuera y perdimos el autobús… así que nada a esperar al siguiente ¡!
Una vez en el autobús me dí cuenta de lo lejos que está París de ese aeropuerto (tónica habitual en los vuelos de ryanair, y que evidente por el precio de los billetes en pleno puente del Pilar, no me puedo quejar).

Al llegar a París, a la zona del Palacio de Congresos, cogimos la línea 1 de metro que nos llevó directos a Bastilla, seguía diluviando (que manera de llover ¡!!!) y fuimos directos al apartamento (había llamado al dueño nada más llegar a París y nos estaba esperando). Le pagamos lo acordado y nos dio algunas indicaciones, el apartamento la verdad, muy pequeño pero suficiente para una pareja y realmente como siempre digo, para el tiempo que pasas dentro, más que suficiente.

Tras dejar las maletas, fuimos a buscar un sitio para cenar, pero seguía lloviendo mucho y hacía bastante frío, eran como las 22.00 así que nos metimos directos en Mcdonald’s.

Después de la cena, la lluvia nos dio una tregua así que aprovechamos para pasear tranquilamente por el barrio.

1

4

Coincidió además que esa noche era la Noche Blanca, Le Marais estaba muy animado con gente por la calle, exposiciones, muestras al aire libre… Ya tuvimos tiempo de darnos cuenta que sin duda era un barrio que nos iba a encantar.

5

6

Volvimos al apartamento paseando tranquilamente… Por fin estaba en París…

París !!!! seguimos cumpliendo sueños…

Llevo años soñando con visitar París. Mejor dicho, con volver a París. Aún recuerdo cuando estuve por primera vez, hace 17 años ! Era en el viaje de estudios con mis compañeros de EGB. Sí sí… de EGB! Que algunos aún hemos hecho la EGB !! Fueron dos días intensos en los que no vimos nada a fondo pero del que guardo unos recuerdos imborrables…

El otro día , trasteando como siempre (un culo inquieto como yo nunca para de maquinar…) se me presentó la oportunidad… esos billetes de Ryanair desde Zaragoza !!! no pude resistirme !! y como ultimamente mis sueños no paran de cumplirse… París !!!! allá vamos !!!!!

(Foto cedida por Sole Esain)

Pero no desesperéis porque antes, me espera USA de nuevo !!!!

Cuando los sueños se hacen realidad… fin de la magia ¿o no…?

De nuevo nos levantamos pronto. Tristes, muy tristes… Hoy regresábamos a España y el peque no paraba de llorar diciendo que por favor nos quedásemos a vivir con Mickey.

Como el vuelo salía a las 3 de la tarde y teníamos el traslado previsto a las 11.45; tras otro buen desayuno nos fuimos corriendo al parque, aún podríamos aprovechar unas últimas horas allí.

 Corrimos a visitar el castillo por última vez, y nos subimos de nuevo al Carrusel de Lancelot. Nos dirigimos veloces a la atracción de Peter Pan disfrutando por última vez del vuelo en el barco sobre Londres; y entramos de nuevo en la casa de Blancanieves, nos perdimos corriendo por el Laberinto de Alicia y nos volvimos locos en las tazas giratorias…

 Fuimos de nuevo a Small World, a escuchar esa pegadiza canción, y corrimos hacia Buzz Lightyear…

 Y ya recorrimos por última vez Main Street, comprando unos últimos recuerdos y volviendo la vista atrás de vez en cuando para ver el castillo que se alza majestuoso en el centro de todo…

 Y ahora sí… se acabó todo.. al menos por ahora…

 Han sido unos de los días más maravillosos de mi vida… no perdáis nunca nunca la ilusión, no dejéis nunca de soñar, porque a veces; si lo deseas mucho, los sueños se hacen realidad.

Y ya sabéis, si acaso queréis volar, pensad en algo encantador…

 Nunca dejéis que crezca el niño que seguro que tenéis en vuestro interior.

 Hasta la próxima…

Anteriores Entradas antiguas